En las semanas previas a comenzar las pruebas de usabilidad, contactamos a tres centros de rehabilitación del habla en el centro de Buenos Aires, dos de los cuales respondieron que tenían candidatos elegibles y que participarían en las pruebas. El primero es Ciren (Centro Integral de Rehabilitación y Educación Neurológica), y el segundo Eipan (Equipo Interdisciplinario para la Atención del Niño con Alteraciones del Desarrollo). Ambos centros brindan terapia del habla, entre otros servicios, y trabajan con niños con diferentes diagnósticos, incluido un gran número con parálisis cerebral y retraso del desarrollo neurológico.

Eipan

Pruebas de usuario: semanas 1 y 2

Comenzamos las primeras visitas a los centros durante la primera semana de agosto, reuniéndonos con los profesionales, explicando el objetivo de las pruebas, brindando más información sobre Cboard y respondiendo cualquier pregunta que pudieran tener. El 6 de agosto comenzamos las pruebas de usuario. Los 10 pacientes que hemos visto en las primeras dos semanas tienen entre 4 y 22 años, la mayoría de ellos con parálisis cerebral y uno con retraso del desarrollo neurológico.

El primer paciente, un niño de 4 años con retraso en el desarrollo neurológico, pudo reconocer los símbolos claramente, y pudo reconocer las carpetas y el formato general de Cboard. El paciente puede hablar, pero tiene problemas con el enfoque y la sobreestimulación. Cboard sería una opción para este paciente, pero necesitaría ser editado para proporcionar menos para que el paciente pueda enfocarse y formular una idea.

Entre los otros pacientes, Cboard parecía una buena opción para algunos de los pacientes mayores. Uno en particular se destacó como un gran candidato, un joven de 22 años con parálisis cerebral, y antes de la prueba no tenía experiencia con la comunicación asistiva aumentativa (AAC). Ella tiene un uso limitado de sus manos y brazos, pero pudo usar Cboard en una tableta. Pudo navegar, expresar sus necesidades (fue capaz de expresar claramente que tenía hambre y quería comer pastel), así como rápidamente entendió cómo regresar, qué significaban las categorías, e incluso expresó que disfrutaba usando Cboard. Lo que se observó en sus pruebas fue que habría sido útil para ella si el botón ‘atrás’ fuera más grande, y la carpeta ‘familia’ era confusa porque no entendía los pictogramas utilizados para representar a los miembros de la familia.

Realimentación

La respuesta positiva general fue que los pictogramas son claros y comprensibles en su mayor parte, y la mayoría entendió el formato y rápidamente supo cómo funcionaba la aplicación sin demasiada explicación. Los pacientes también disfrutaron de Cboard, y lo vieron como un juego. Muchos de los pacientes más jóvenes (de 4 a 6 años) disfrutaron usando la aplicación para comunicar qué juguete querían y luego jugar con el juguete en sí antes de continuar con Cboard (por ejemplo, presionar el pictograma de una pelota y luego recibir un pelota).

Por otro lado, hemos recibido varias sugerencias útiles de las pruebas para trabajar en:

  • Esquemas de colores: para asegurarse de que el esquema de colores, particularmente dentro de la carpeta ‘animal’, sea claro y permita a los pacientes diferenciar entre animales.
  • Configuración de tamaño: agregue una opción dentro de la configuración que permita ampliar pictogramas, botón ‘atrás’, ‘borrar’ y botones ‘retroceso’.
  • Imprimir letras: para hacer que la impresión se escriba en mayúsculas en lugar de minúsculas.
  • Carpetas: Agregue una carpeta de ‘acciones y verbos’ (e incluya ‘escuchar música’, ‘bailar’, ‘cantar’).
  • Copiar y pegar pictogramas: agregue una opción para copiar y pegar pictogramas para poder usar el mismo en muchas ubicaciones diferentes.
  • Formato general: los terapeutas del habla sugirieron que sería útil y ayudaría a la fluidez de la aplicación a agregar un botón para ir directamente a casa y no tener que presionar el botón de retroceso muchas veces para llegar a la página de inicio.

Planifica para las próximas semanas

Para las próximas semanas, hemos programado visitas a ambos Centros con pacientes para continuar analizando Cboard (algunos de los que ya han sido vistos y algunos pacientes nuevos). La mayoría de los comentarios de los pacientes se han cargado en qtrial, donde podremos tener una imagen más amplia de los comentarios generales de los pacientes. Para algunos, se necesitará una segunda sesión porque la primera simplemente no fue suficiente para evaluar si entendieron Cboard o no. Con muchos de los pacientes, Cboard fue abrumador debido a la cantidad de pictogramas que se muestran, pero el objetivo dentro de las próximas dos semanas es volver a evaluar a los pacientes, pero editar sus cuentas específicas según sus necesidades personales.

También planeamos trabajar con los logopedas para ver cómo continuar trabajando en Cboard y, más específicamente, cómo les gustaría que fuera la aplicación. Algunos de ellos mencionaron que les gustaría crear dentro de sus cuentas diferentes carpetas con los nombres de sus pacientes para que durante sus sesiones, puedan acceder fácilmente a estas herramientas personalizadas.